Seikilos

El Epitafio de Seikilos

Es común creer que la partitura musical occidental más antigua que tenemos es la del epitafio de Seikilos, una estela funeraria griega datada en el primer siglo después de Cristo. Es una canción para beber (skolion), escrita por Seikilos para su mujer Euterpe, precedida por el siguiente texto:

Soy una imagen de piedra. Seikilos me puso aquí, donde soy por siempre, el símbolo de la evocación eterna.

La canción en sí misma es una melodía melancólica sobre estas palabras:

Brilla, mientras estés vivo,
no estés triste,
porque la vida es por cierto corta,
y el tiempo exige su retribución.


Puede encontrarse aquí una versión de la misma canción arreglada por mí.

La estela fue encontrada en Aydin, Turquía, en 1883, y desapareció en 1922 durante el Holocausto de Asia Menor. Luego se encontró, rota en su base: la mujer que la tenía la usaba para apoyar una maceta en su jardín, y la base fue cortada. Hoy está en el Museo Nacional de Dinamarca.