Oigo un ejército cargando sobre el llano, Y el trueno de caballos sobre el agua, en las rodillas la espuma: Arrogantes, en armaduras negras, tras ellos, Desdeñando las riendas, con los agitados látigos, los aurigas Gritan sus nombres de batalla a esta noche: me quejo aún dormido con sus risas estruendosas a lo lejos. La.


Leave Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.