Seikilos Sitio

Traducción de “Dogs” (“Perros”)

You got to be crazy
You gotta have a real need
You gotta sleep on your toes
When you’re on the street
Got to be able to pick out the easy meat
With your eyes closed
Then moving in silently
Down wind and out of sight
You’ve gotta strike when the moment is right
without thinking

And after a while
You can work on points for style
Like the club tie
And the firm handshake
A certain look in the eye and the easy smile
You have to be trusted
By the people that you lie to
So that when they turn their backs on you
You’ll get the chance to put the knife in

You gotta keep one eye
Looking over your shoulder
You know, it’s going to get harder
Harder and harder
As you get older
Yeah, and in the end you’ll pack up
and fly down south
Hide your head in the sand
Just another sad old man
All alone and dying of cancer

And when you loose control
You’ll reap the harvest you have sown
And as the fear grows
The bad blood slows and turns to stone
And it’s too late to lose the weight
You used to need to throw around
So have a good drown
As you go down
All alone
Dragged down by the stone

Gotta admit
That I’m a little bit confused
Sometimes it seems to me
As if I’m just being used
Gotta stay awake
Gotta try and shake off
This creeping malaise
If I don’t stand my own ground
How can I find my way out of this maze?
Deaf, dumb, and blind
You just keep on pretending
That everyone’s expendable
And no one has a real friend
And it seems to you the thing to do
Would be to isolate the winner
And everything’s done under the sun
And you believe at heart
everyone’s a killer

Who was born in a house full of pain
Who was trained not to spit in the fan
Who was told what to do by the man
Who was broken by trained personnel
Who was fitted with collar and chain
Who was given a pat on the back
Who was breaking away from the pack
Who was only a stranger at home
Who was ground down in the end
Who was found dead on the phone
Who was dragged down by the stone
Who was dragged down by the stone

Tenés que estar loco,
tenés que tener una necesidad real,
tenés que dormir parado,
cuando estás en la calle
tenés que ser capaz de elegir carne fácil
con los ojos cerrados.
Y después entrar en silencio,
siguiendo el viento, fuera de la vista,
tenés que atacar cuando el momento es el adecuado,
sin pensar.

Y después de un tiempo,
podés ponerte a trabajar en temas estilísticos puntuales,
como la corbata adecuada
y el firme apretón de manos,
una cierta mirada en los ojos y la sonrisa fácil.
Tenés que lograr la confianza
de la gente a la que le estás mintiendo,
así, cuando te dan la espalda,
tenés oportunidad de clavarles el cuchillo.

Tenés que tener un ojo
siempre mirando sobre tu hombro,
Vos sabés que se va a poner más difícil,
y más y más difícil
a medida que vayas envejeciendo.
Sí, y al final empacás
y te vas volando al Sur,
escondés tu cabeza en la arena,
otro triste viejo
solo y muriéndose de cáncer.

Y cuando perdés control,
recogés la cosecha que sembraste.
Y mientras crece el miedo,
la mala sangre se aletarga y se vuelve piedra,
y ya es tarde para dejar caer ese peso
que solías imponer a los demás.
Así que ojalá te ahogues bien,
a medida que te vas hundiendo,
solo del todo,
arrastrado hacia abajo por la piedra.

Tengo que admitir
que estoy algo confundido:
a veces me parece
como si estuviera siendo usado.
Tengo que manterme despierto
me tengo que sacudir de encima
este malestar que me persigue,
si no tolero mi propio terreno,
¿cómo podría encontrar la salida de este laberinto?
Sordo, ciego y mudo,
uno sigue simulando
que todos son prescindibles
y nadie tiene verdaderos amigos.
Y te parece que lo que hay que hacer
es aislar al vencedor,
y no hay nada nuevo bajo el sol:
y terminás pensando que no hay nadie
que en el fondo no sea un asesino.

Que creció en una casa llena de dolor,
que fue entrenado para no escupir en el ventilador,
a quien el Hombre le dijo qué tenía que hacer,
que fue quebrado por personal entrenado,
a quien le pusieron collar y cadena,
a quien le dieron un espaldarazo,
que se estaba escapando de la manada,
que era sólo un extraño en la casa,
a quien molieron a palos al final,
a quien encontraron muerto en el teléfono,
el que fue arrastrado hacia abajo por la piedra,
el que fue arrastrado hacia abajo por la piedra.