Seikilos Sitio

Don’t give up (Peter Gabriel)

Traducción: (por Leandro Fanzone)

In this proud land we grew up strong
We were wanted all along
I was taught to fight, taught to win
I never thought I could fail

No fight left or so it seems
I am a man whose dreams have all deserted
I’ve changed my face, I’ve changed my name
But no one wants you when you lose

Don’t give up
’cos you have friends
Don’t give up
You’re not beaten yet
Don’t give up
I know you can make it good

Though I saw it all around
Never thought I could be affected
Thought that we’d be the last to go
It is so strange the way things turn

Drove the night toward my home
The place that I was born, on the lakeside
As daylight broke, I saw the earth
The trees had burned down to the ground

Don’t give up
You still have us
Don’t give up
We don’t need much of anything
Don’t give up
’cause somewhere there’s a place
Where we belong

Rest your head
You worry too much
It’s going to be alright
When times get rough
You can fall back on us
Don’t give up
Please don’t give up

’got to walk out of here
I can’t take anymore
Going to stand on that bridge
Keep my eyes down below
Whatever may come
And whatever may go
That river’s flowing
That river’s flowing

Moved on to another town
Tried hard to settle down
For every job, so many men
So many men no-one needs

Don’t give up
’cause you have friends
Don’t give up
You’re not the only one
Don’t give up
No reason to be ashamed
Don’t give up
You still have us
Don’t give up now
We’re proud of who you are
Don’t give up
You know it’s never been easy
Don’t give up
’cause I believe there’s a place
There’s a place where we belong

En esta tierra orgullosa crecimos fuertes,
todos nos querían;
me enseñaron a pelear, me enseñaron a ganar,
nunca pensé que podía fracasar.

Ahora no queda nada por pelear, o así parece,
soy un hombre cuyos sueños lo han abandonado;
he cambiado mi cara, mi nombre,
pero nadie quiere al que pierde.

No te rindas,
porque tenés amigos.
No te rindas,
todavía no estás vencido.
No te rindas,
sé que podés hacer las cosas bien.

Pese a que lo he visto en todas partes,
nunca pensé que podía afectarme a mí,
pensé que seríamos los últimos en irnos,
es tan extraño el modo en que cambian las cosas.

Manejé toda la noche camino a casa,
el lugar donde nací, a la orilla del lago;
vi la tierra a medida que rompía el día:
los árboles estaban todos quemados y caídos.

No te rindas,
todavía nos tenés a nosotros.
No te rindas,
no necesitamos mucho de nada,
No te rindas,
porque en algún lado hay un lugar
al que pertenecemos.

Descansá tu cabeza,
te preocupás demasiado.
Todo va a mejorar:
cuando los tiempos se ponen duros
podés apoyarte en nosotros.
No te rindas,
por favor, no te rindas.

Tengo que irme de acá,
ya no lo tolero más.
Voy a pararme en aquel puente,
voy a mirar fijo hacia abajo,
no importa lo que venga,
no importa lo que pase,
ese río seguirá fluyendo,
ese río seguirá fluyendo.

Me mudé a otro pueblo,
trabajé duro para establecerme.
Para cada trabajo, tantos hombres,
tantos hombres que nadie necesita.

No te rindas,
porque tenés amigos.
No te rindas,
no sos el único.
No te rindas,
no hay razón para avergonzarse.
No te rindas,
aún nos tenés a nosotros.
No te rindas ahora,
estamos orgullosos de quién sos.
No te rindas,
sabés que nunca fue fácil.
No te rindas,
porque yo creo que hay un lugar
hay un lugar al que pertenecemos.

Notas (por Leandro Fanzone):

La canción habla de la caída del ego, de la caída del orgullo. Una persona que ha sido educada para no considerar nunca la idea del fracaso. Un individuo dejado de lado por un cambio en el sistema de su sociedad. Un desocupado, un abandonado, un paria. Esta metáfora también puede aplicarse a un país, Estados Unidos: “in this proud land” es una frase estadounidense muy común, como “land of the free”, o “home of the brave”, todos epítetos aplicados a ese orgulloso país, un país donde no se puede perder; podría ser uno de los estados por los que advocaba Gabriel, uno de los países africanos, los que pierden siempre.
La idea central de la canción es que el ser perdedor es una circunstancia de estar en un lugar equivocado. “Yo creo que hay un lugar al que pertenecemos”, esto es, hay un lugar donde no seremos perdedores. Esto me recuerda a una novela de Franz Kafka, América (“Amerika”, 1911). Un orgulloso muchacho europeo viaja a Estados Unidos para escapar de un oprobio (dejó embarazada a una sirvienta), piensa en comenzar de nuevo con brillantes perspectivas, pero desde su misma llegada va fracasando y degradándose hasta que se alista en el Gran Teatro de Oklahoma, una especie de circo ambulante que promete un lugar para todos. Así, burocráticamente, Karl Rossmann es derivado de departamento en departamento, cada vez más especializados (muchachos europeos que hayan ido al bachiller, etc.), hasta que encuentran un lugar al que prácticamente sólo puede pertenecer Karl Rossmann. La busca de un lugar ínfimo en el mundo, un lugar que podamos llamar nuestro, es la busca de todo ser humano en esta época donde hay tantos destinos posibles que la mayoría de éstos lleva al fracaso. El sino del hombre actual es vagar por este laberinto, buscando una puerta que conduzca a casa, a los nuestros, un lugar cómodo al que pertenezcamos. Comparar también con Home de Roger Waters, o How I made my millions, de Radiohead.