Seikilos Sitio

Borges y Fincher

Antes en la crítica académica pero luego en cualquier libro sobre Borges, el Borges y fue y sigue siendo el prefijo tradicional. Para divertirme un ratito, decidí completar el título con un nombre inverosímil, el de David Fincher, director de cine mainstream, quien quizás nunca haya oído hablar en su vida sobre Borges.
Podría empezar con su verdadera primera película (a Alien³ la desheredó, así que no cuenta), Seven, o Siete pecados capitales, como se la conoció aquí. Trata de un criminal que, a través de una serie inconclusa de asesinatos ligada un número mágico (el siete del título), atrae a un policía para completarla. Un resumen similar podría hacerse de La muerte y la brújula, salvo que el número mágico es el cuatro. Sigo con la segunda película de Fincher, The Game: una compañía omnipotente decide con un propósito moral sobre todos los aspectos de la vida de un individuo: todo lo que le sucede está cuidadosamente preparado y sólo es casual en apariencia. Esta misma descripción cabe a La lotería en Babilonia, por supuesto. Voy a la siguiente, Fight Club, probablemente la mejor película de su producción, si uno olvida los diez minutos finales. Hay una entrevista que le hizo Daniel Balderston a Borges, una de las pocas entrevistas verdaderamente literarias que le han hecho:

BORGES: Digamos que el libro se lea como una historia de detectives, para que el final sea sorpresivo. Porque nadie podía pensar que el doctor Jekyll y el señor Hyde eran la misma persona. Además, se nos dice que uno es oscuro, que el otro tiene tez clara, y que uno es más alto que el otro. Eso hace toda la diferencia.
BALDERSTON: Y más viejo, también.
BORGES: Sí. Y por eso pienso que el hecho realmente sorprendente es que cuando la historia fue llevada al cine, nunca pensaron en tener dos actores, de forma que nadie pudiera adivinar el final de la historia.
BALDERSTON: Pero me pregunto si queda alguien en el mundo occidental que sea tan inocente como para no saberlo.
BORGES: No, no si uno cambia los nombres. Digamos que la trama es diferente, que hay dos actores, dos actores bastante diferentes entre sí, que por supuesto no se llamen Jekyll y Hyde porque ya con eso se revelaría el truco. Nadie podría adivinar que los dos hombres son el mismo Es muy raro. He visto tres o cuatro películas y siempre cometen el mismo error: usan al mismo actor para los dos papeles, y luego se ve la transformación y uno no debería verla. Uno debería tener sólo la trama, como con cualquier otra historia de detectives, y si fuera así, por qué podría uno suponer que los dos personajes son el mismo hombre. Nadie supone eso. Uno entraría en el engaño, como todos cuando se publicó el libro.