Christmas card from a hooker in Minneapolis – Tarjeta navideña de una prostituta en Minneapolis

Traducción: (por Leandro Fanzone)

 

hey charlie i’m pregnant
and living on the 9th street
right above a dirty bookstore
off euclid avenue
and i stopped takin dope
and i quit drinkin whiskey
and my old man plays the trombone
and works out at the track
and he says that he loves me
even though its not his baby
and he says that he’ll raise him up
like he would his own son
and he gave me a ring
that was worn by his mother
and he takes me out dancin
every saturday night.and hey charlie i think about you
everytime i pass a fillin station
on account of all the grease
you used to wear in your hair
and i still have that record
of little anthony & the imperials
but someone stole my record player
now how do you like that?

hey charlie i almost went crazy
after mario got busted
so i went back to omaha to
live with my folks
but everyone i used to know
was either dead or in prison
so i came back to minneapolis
this time i think i’m gonna stay.

hey charlie i think i’m happy
for the first time since my accident
and i wish i had all the money
that we used to spend on dope
i’d buy me a used car lot
and i wouldn’t sell any of em
i’d just drive a different car
every day, dependin on how
i feel

hey charlie for chrissakes
do you want to know the
truth of it?
i don’t have a husband
he don’t play the trombone
and i need to borrow money
to pay this lawyer
and charlie, hey
i’ll be eligible for parole
come valentines day

Eh, Charlie, estoy embarazada,
y vivo en la calle 9,
justo arriba de una sucia librería
en la esquina con la avenida Euclid,
y dejé de drogarme,
y dejé de tomar whisky,
y el viejo toca el trombón,
y trabaja en la autopista.
Y dice que me quiere,
e incluso, pese a que no es su hijo,
dice que lo va a criar
como si fuera suyo.
Y me dio un anillo
que llevaba su madre,
y me lleva a bailar
todos los sábados por la noche.Y eh, Charlie, pienso en vos
cada vez que paso por una estación de servicio,
por toda esa grasa
que solías tener en el pelo.
Y todavía tengo ese disco
de Little Anthony and the Imperials,
pero alguien me robó mi tocadiscos,
¿qué te parece eso?

Eh, Charly, casi me vuelvo loca
cuando a Mario lo agarraron,
así que me volví a Omaha
a vivir con mi gente,
pero todos los que conocía,
estaban o muertos o en la cárcel,
así que volví a Minneapolis
esta vez creo que me quedo.

Eh, Charlie, creo que soy feliz,
por primera vez desde mi accidente,
y ojalá tuviera toda el dinero
que solíamos gastar en droga.
Me compraría un negocio de autos usados,
y no vendería ninguno de ellos.
Me encantaría nada más manejar un auto diferente
cada día, dependiendo
de cómo me sienta.

Eh, Charlie, por Dios,
¿querés saber la
verdad de esto?
No tengo esposo,
no toca el trombón,
y necesito pedir plata prestada
para pagar este abogado.
Y Charlie, eh,
me van a dar libertad bajo palabra,
vení el día de San Valentín.

Notas:

No hay mucho que decir sobre una letra que habla por sí misma. Como detalle anecdótico, no existe la esquina de Euclid y la novena, en Minneapolis. Sin embargo, existe una “sucia librería” en la Novena y Hennepin. Esta esquina era un lugar habilitado para que las prostitutas trabajaran (“red light district”), pero luego la policía la movió a otro lugar de Minneapolis. “Christmas Card…” es de 1978 (del álbum “Blue Valentine”); en 1985 escribió una canción cuyo título es “9th & Hennepin”, con una línea que dice “Well it’s Ninth and Hennepin, all the doughnuts have names that sound like prostitutes”, esto es, “bueno, es la calle nueve y Hennepin, todas las donas tienen nombres que suenan a prostitutas”.
Little Anthony and the Imperials es un grupo nacido en 1958. Tom Waits, como introducción a esta canción, solía cantar “Goin’ Out Of My Head”, de este grupo, o alguna canción de Navidad. En 1985, antes de cantar “Christmas Card…”, personificó la siguiente escena:

 

I was in Minneapolis – it was 200 degrees below zero – I know – you think I’m bullshitting, no, I swear to God, I was wearing just a bra and a slip and a kind of dead squirrel around my neck – he was colder than I was. The police cars would go by and they’d wave [Tom’s standard car Vrooooom sound effect] Merry Xmas, Merry Xmas, Merry Xmas – anyway – I got caught in the middle of a pimp war between 2 kids in Chinchilla coats, they couldn’t have been more than 13 years old- they’re throwing knives and forks and spoons out into the street – it was deep – so I grabbed a ladle – and Dinah Washington was singing “Our Day Will Come” and I knew that was it.
Estaba en Minneapolis, hacía 200 grados bajo cero. Ya sé, creen que estoy diciendo cualquier cosa, pero no, juro por Dios, tenía puesto nada más que un corpiño y una bombacha, y una ardilla muerta en el cuello, que estaba más fría que yo. Los patrulleros pasaban y saludaban [hace el efecto típico de un auto que pasa]: feliz navidad, feliz navidad. En fin. Quedo en medio de una guerra de cafiolos entre dos pibes de sacos de chinchilla, no debían tener más de trece años. Tiraban cuchillos y tenedores y cucharas a la calle -era complicado- así que agarré un cucharón, y Dinah Washington cantaba “Ya llegará nuestro día”, y ahí supe que ya era suficiente.

Leave Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *