Seikilos Sitio

Tres hadas

VI : When did we three last meet?

RU : Let us not speak.

VI: ¿Cuándo fue que nos reunimos las tres por última vez?

RU: Mejor no hablemos.

Samuel Beckett, Come and go, 1965.

1. When shall we three meet againe?
In Thunder, Lightning, or in Raine?

2. When the Hurley-burley’s done,
When the Battaile’s lost, and wonne.

3. That will be ere the set of Sunne.

1. Where the place?

2. Upon the Heath.

3. There to meet with Macbeth.

1. I come, Gray-Malkin.

All. Paddock calls anon:
faire is foule, and foule is faire,
Hover through the fogge and filthie ayre.

1. ¿Cuándo nos reuniremos las tres, cuando
caiga la lluvia, el rayo, esté tronando?

2. Será ya cuando desconcierto no haya
Cuando se pierda y gane la batalla.

3. Entonces antes de que el sol se vaya.

1. ¿Dónde será esta vez?

2. Será en plena aridez.

3. Para hallar a Macbeth.

1. Ya voy, Gray-Malkin.

TODAS. Paddock llama. ¡Rápido!
Lo hermoso es feo, y lo que es feo, hermoso.
Vamos, que el aire es sórdido y brumoso.

Mr. William Shakespeares Comedies, Histories. & Tragedies, 1623.

Shortly after happened a straunge and vncouth wonder, which afterwarde was the cause of muche trouble in the realme of Scotlande as ye shall after heare. It fortuned as Makbeth & Banquho iourneyed towarde Fores, where the king as then lay, they went sporting by the way togither without other companie, saue only the(m)selues, passing through the woodes and fieldes, when sodenly in the middes of a lau(n)de, there met them .iij. women in straunge & ferly apparell, resembling creatures of an elder worlde (…) This was reputed at the first but some vayne fantasticall illusion by Makbeth and Banquho (…) but afterwards the common opinion was that these women were eyther the weird sisters, that is (as ye would say) ye Goddesses of destinie, or els some Nimphes or Feiries, endewed with knowledge of prophesie by their Nicromanticall science, bicause every thing came to passe as they had spoken. Poco después ocurrió un extraño y misterioso prodigio, que luego sería la causa de grandes dificultades en el Reino de Escocia, como podrá verse a continuación. La suerte quiso que Makbeth y Banquho viajaran hacia Fores, donde estaba por ese entonces el rey, iban despreocupadamente sin compañía, pasando por los bosques y campos, cuando de repente, en la mitad de una comarca, se encontraron con tres mujeres vestidas de manera extraña, que parecían criaturas del mundo antiguo. Al principio se creyó que se trataba de una fantasmagoría de Makbeth y Banquho, pero luego la opinión más común fue que esas mujeres eran o bien las Hermanas Fatales, esto es (como se suele decir), las Diosas del Destino, o bien algún tipo de ninfas o hadas, con el don de la profecía a través de la nigromancia, porque todo sucedió tal como lo ellas lo habían dicho.

Holinsheds Chronicles of England, Scotland, and Ireland, 1577

Ask veit ek standa,
heitir Yggdrasill,
hár batmr, ausinn
hvíta auri;
þaðan koma döggvar
þærs í dala falla,
stendur æ yfir grænn
Urðarbrunni.

Þaðan koma meyjar
margs vitandi
þrjár ór þeim sæ,
er und þolli stendr;
Urð hétu eina,
aðra Verðandi,
– skáru á skíði, –
Skuld ina þriðju.
Þær lög lögðu,
þær líf kuru
alda börnum,
örlög seggja.

Conozco un fresno erguido,
Yggdrasil es su nombre,
un alto árbol bañado
con agua luminosa:
de allí viene el rocío
que desciende hacia el valle.
Siempre es verde y está
sobre el pozo de Urd.

De allí vienen mujeres
de gran conocimiento:
tres, desde ese lugar,
debajo de aquel árbol,
Una se llama Urd,
hay otra que es Verdandi,
(grabaron en el tronco)
Está Skuld, la tercera:
allí hicieron las leyes,
otorgaron la vida
a los hijos del hombre,
y crearon sus destinos.

Völuspá, 1270

Stipes erat, quem, cum partus enixa iaceret
Thestias, in flammam triplices posuere sorores;
staminaque impresso fatalia pollice nentes
“tempora” dixerunt “eadem lignoque tibique,
o modo nate, damus.” Quo postquam carmine dicto
excessere deae
Había un tronco que,
cuando estaba acostada la Testíade,
después de dar a luz,
las Tres Hermanas a quemar pusieron,
e hilando las fatales
hebras con el pulgar, dijeron “mismo
tiempo damos al tronco
y a ti, recién nacido”, mas después
de la canción las diosas se esfumaron.

Publius Ovidius Naso, Metamorphoses, 8 DC

ἄλλας δὲ καθημένας πέριξ δι᾽ ἴσου τρεῖς, ἐν θρόνῳ ἑκάστην, θυγατέρας τῆς ἀνάγκης, Μοίρας, λευχειμονούσας, στέμματα ἐπὶ τῶν κεφαλῶν ἐχούσας, Λάχεσίν τε καὶ Κλωθὼ καὶ Ἄτροπον, ὑμνεῖν πρὸς τὴν τῶν Σειρήνων ἁρμονίαν, Λάχεσιν μὲν τὰ γεγονότα, Κλωθὼ δὲ τὰ ὄντα, Ἄτροπον δὲ τὰ μέλλοντα. Y había otras tres que se sentaban alrededor a intervalos iguales, cada una en su trono, las Moiras, hijas de la Necesidad, vestidas de blanco y con una cinta en las cabezas, Láquesis, Cloto y Atropo, quienes cantaban al unísono con la música de las Sirenas, Láquesis cantando las cosas que fueron, Cloto las que son y Atropos las que serán.

Platón, Πολιτεία, 380 AC